Iglesia Anabautista Menonita Unida de México, A. R.

VIAJE A COLOMBIA

28 Feb 11 - 11:55

 
PARA MÁS QUE RECORDAR, NUESTRA EXPERIENCIA EN COLOMBIA.

http://www.youtube.com/watch?v=DNYWGBHvLZU 
  
Dando gracias a Dios y a un bello pueblo por su recibimiento, su amabilidad y su hospitalidad; a los hermanos de las iglesias de Colombia.
La bendición y experiencia del viaje que realizamos un grupo de seis integrantes a Colombia para conocer el trabajo de las iglesias en ese país y establecer lazos de hermandad, fue extraordinaria y muy edificante.
Febrero 18 de 2011
El día 18 del mes de febrero comenzó todo en las oficinas del CCM donde nos reunimos con el hermano Ricardo Torres del CCM para recibir algunas indicaciones sobre el viaje y la agenda.
Este día llegamos en una tarde fresca en que el hermano Esteban Abernathy y su esposa nos recibieron para llevarnos a las casas de los hermanos que en Bogotá muy amablemente nos dieron hospedaje, realmente fue muy grato conocerles y convivir con ellos en los momentos que fue posible. Esta noche descansamos del viaje.
Febrero 19 de 2011
La cita iniciando este día fue en las oficinas del CCM en Colombia. Aquí tuvimos la oportunidad de conocer a la hermana Bonnie Klassen directora de CCM en este país. Tuvimos una reunión introductoria acerca de la organización de la agenda y cómo se llevaría a cabo, la cual por cierto, estuvo muy bien planeada.
Bonnie nos explicó la manera en que estaban organizadas las Iglesias con las que trabajan en Colombia y que están divididas en 3 Convenciones:
Iglesias Menonitas  aprox. 1200 miembros
Hermanos en Cristo aprox. 200 miembros
Hermanos Menonitas aprox. 3500 miembros
Posteriormente nos reunimos en el mismo sitio con el hermano Ricardo Esquivia, quien nos dio un acercamiento al contexto colombiano y el rol de las iglesias; fue de gran bendición detectar la gran similitud que existe entre Colombia y México en cuanto a necesidades y problemáticas ya que esto nos brinda la esperanza de que la iglesia reflexione sobre su papel ante estas situaciones y que se organice para actuar.
Aprendimos que como resultado de la descomposición social surge el conflicto armado, con consecuencias económicas, sociales y políticas surgiendo una economía emergente como el contrabando, tráfico de armas, entre otros que se presentan como una opción para tener dinero.
El papel de la iglesia menonita en este sentido se encamina a brindar opciones de sustentabilidad pero antes es necesario invertir en la educación integral de las personas y a su vez realizar un evangelio práctico; es importante considerar que la iglesia debe tener propuestas para la niñez, para los jóvenes y que el mensaje sea acompañado de respuestas y no convertirse en una iglesia paralizadora. Romanos 12, 1-2 por lo tanto, la iglesia debemos aprender a organizarnos, investigar, innovar, crear, generar una cultura oral y mirar las opciones de riqueza que tenemos en la iglesia.
Tenemos muy claras las palabras del hermano Ricardo Esquivia, de su recomendación, al iniciar un proyecto es necesario primero estar dispuesto, no se puede trabajar con quienes no lo desean; segundo, la educación no es el mayor conocimiento sino el mejor entendimiento de las cosas ya que la organización se logra cuando hay entendimiento entre los individuos y continuar con la investigación, ya que para tener el mayor alcance es necesario saber con lo que se cuenta considerando todo como una herramienta más que como riqueza , siendo creativo, con estos elementos para lograr la asociación.
Más tarde, tuvimos la oportunidad de escuchar al hermano Pablo Stucky (Coordinación Anabautista para la acción Piscó-social) quien nos compartió la experiencia que ha tenido en la participación del Programa STAR, que trabaja con la sanación del trauma y la re silencia.
Nos compartió cómo se han nutrido de intercambios, creando un Comité con un representante de cada una de las denominaciones involucradas para organizar la información recogida, analizar cómo entendían este trabajo conceptualmente y bíblicamente para así desarrollar un plan y que la iglesia asuma su misión de ser un espacio que pueda no solo brindar sanación, sino conversión y transformación aún de las personas que causan el daño.
Aprendimos que es tiempo de desarrollar mecanismos, trabajar con las iglesias que quieren trabajar y para las que reconozcan que este trabajo es importante, entender las peculiaridades de cada problemática existente en el contexto y estar dispuestos a cambiar de acción, si lo mismo no está funcionando.
Febrero 20 de 2011
En esta mañana de domingo, tuvimos la oportunidad de trasladarnos hacia el Barrio El Progreso en Cazucá con una de las iglesias de hermanos menonitas de Colombia. Después de la celebración del culto los hermanos nos ofrecieron un delicioso tinto y pan, siendo ésta una costumbre para recibir a las personas que llegan ya que la comunidad donde se ubica la iglesia es una de las comunidades de desplazados con todas las consecuencias de pobreza que trae consigo.
Aquí, el pastor David Bonilla y su esposa son dos jóvenes pedagogos que iniciaron un proyecto educativo: El Centro educativo para niños desde preescolar a tercero de primaria. Actualmente el espacio cuenta con una sala de cómputo, taller de tareas, biblioteca.
El 90 % de los estudiantes de este centro son niños de fuera de la iglesia, algunas de las maestras son madres capacitadas en pedagogía que se organizan para impartir las clases a los niños.
Es importante antes de desarrollar un proyecto, reflexionar hasta dónde llega el compromiso de cada iglesia y trabajar sobre ello. Fue de gran admiración para nosotros poder ver a los Pastores y la iglesia tan entregados y comprometidos en un proyecto de beneficio a la comunidad como este, donde no se busca hacer proselitismo religioso sino servir a los demás.
Febrero 21 de 2011
Este día visitamos la Fundación Menonita de Colombia para el Desarrollo (MENCOLDES) donde los hermanos encargados nos darían una presentación de los programas que llevan a cabo.
El hermano Ricardo Pinzón, director de MENCOLDES, junto con las hermanas Angélica Pinzón, Leidi Muñoz, Jenny Forero y Mireya Rojas nos presentaron parte del proyecto de la organización que lleva ya 37 años trabajando.
Entre sus principales objetivos está el desarrollo desde qué es la perspectiva de la fe, crear mejores condiciones, dignificar al ser humano. Para ello es necesario leer el contexto ya que de lo contrario no es posible dar una respuesta efectiva; además es primordial tener un pensamiento estratégico: saber hacia dónde se va.
Los hermanos nos presentaron el trabajo que están realizando en Soacha, lugar donde existen diversas problemáticas sociales, tales como: crisis humanitaria, situación económica, conflicto armado, educación, limpieza social, reclutamiento forzado, ejercicios extrajudiciales, desplazamiento forzado por la violencia “urbanizaciones pirata”, afectación de riesgos naturales.
Entre otros, se está trabajando con el centro por una cultura de la esperanza con 160 niños; es un trabajo con los niños de la comunidad para disminuir su situación de vulnerabilidad, dando una oferta formativa de tiempo libre, alternativas ocupacionales, ludoteca, prevención de salud en temas varios, trabajando desde la confianza y esperanza para que sean constructores de paz, nuevas prácticas sociales y todo está programado con metodología, evaluaciones internas y externas, no se hace proselitismo religioso.
Se plantea una interacción social, actuación desde la ética Anabautista donde no se juzga, sino se construye, a través de reconocer que como iglesia nos toca ampliar la mirada desde el amor y no desde lo rígido. Es un proceso que dura mucho tiempo.
De igual forma se nos compartió el proyecto CAI  que se encarga de dar atención de emergencia ante situaciones que ha rebasado al gobierno; por lo general son víctimas de conflicto armado, se les da apoyo psicosocial, jurídico, bienes y servicios y apoyo para la generación de ingresos.
Su intención es generar espacios para construir otra mirada del evangelio, más inclusivo y no con una mirada de pobreza; es importante la participación social de la iglesia ya que por el contrario tiende a desdibujarse y a desaparecer.
Definitivamente los hermanos que participan en el trabajo de MENCOLDES, nos sorprendieron con su labor pero sobre todo por su compromiso, apertura y profesionalismo.
Posteriormente tuvimos una reunión con Jenni Neme, Directora de JUSTAPAZ, en las instalaciones de este organismo. Conocimos algunas actividades de la Institución tales como: prevención de reclutamiento de jóvenes adolescentes, red de protección para chicos en riesgo de reclutamiento con ONG’S, análisis y resolución de conflictos, capacitación para iglesias como santuarios de paz, prevención de violencia sobre la mujer, diálogo con los grupos ilegales armados, justicia restaurativa en cárceles con victimarios, entre otras más.
Agradecidos también estamos con el material que JUSTAPAZ donó a la IAMUM, AR, seguros estamos que será de mucha utilidad para las iglesias interesadas.
Con nuestra visita a estos dos organismos que nacen de la iglesia y trabajan con las iglesias que lo desean, nos da la esperanza de que en nuestro contexto sea posible también ocuparse y organizarse de tal manera que se logre impactar a nuestras comunidades mediante un evangelio inclusivo y práctico, pero eso sí, es necesario empezar con nuestra propia educación y visualizar nuestro compromiso.
Febrero 22 de 2011
En este día viajamos a Quibdó, Chocó tuvimos un encuentro y plática con el Pastor el cuál nos comentó su experiencia en el servicio social que la iglesia realiza.
Febrero 23 de 2011
En esta mañana salimos para Istmina, donde nos reunimos con líderes del ministerio social de las iglesias Hermanos Menonitas de la región.
Los hermanos muy amables al recibirnos, nos compartieron su ministerio consistente en un proyecto para niños por la paz que cuenta con 50 niños y en Buenos Aires con 80 niños aproximadamente; el programa incluye asistencia alimentaria, acción social, temas culturales, música, paz entre otros; se les da acompañamiento con la finalidad de que sepan que no están desamparados y que no se vinculen con el grupo armado.
Como iglesia se han organizado por grupos y éstos responden a la misión y visión de la misma. En esta región visitamos también en un viaje por río a la iglesia en Andagoya. Los hermanos también nos compartieron el trabajo que hacen con los niños de comunidades desplazadas y cómo tienen el compromiso de organizar alternativas para el desarrollo de las personas de la comunidad.
Visitamos también la construcción donde se tiene el procesador de arroz, siendo éste un programa que pretende dar una alternativa a las personas de la comunidad importantísimo por lo que significa en la región, para que puedan hacer uso de él ya sea para autoconsumo o como un medio de subsistencia económica.
 
Febrero 24 de 2011
En la iglesia Peniel en Chocó, los hermanos también nos compartieron el cómo la iglesia ha respondido a las necesidades sociales como parte de su misión. Fue de mucho valor que nos comentaron los hermanos sobre la necesidad de estar atentos a la atención de los problemas rezagados después de la situación de violencia en el que está inmerso actualmente nuestro país y empezar programas anticipados para poder dar respuesta efectiva como iglesia.
Es importante comentar que en cada iglesia que estuvimos pudimos apreciar una homogeneidad en el discurso, resultado del trabajo de capacitación y educación en que se ha invertido para organizarse y planear su constante acción social. Así mismo, cada una de las iglesias tiene presente su visión y misión establecida en carteles a la mira de toda persona lo cual es muy positivo ya que ayuda a tenerla clara y presente en cada momento.
Posterior a estas visitas a iglesias en Chocó, viajamos a Medellín, donde nos recibieron dos hermanos de la Iglesia Amistad Cristiana, llevándonos a un breve recorrido para conocer las canchas de fútbol donde llevan a cabo su ministerio con niños y jóvenes. Nos compartieron sobre sus testimonios y la manera en que Dios ha cambiado sus vidas y cómo ahora tienen el compromiso de hacer algo por los demás compartiendo el evangelio de una manera práctica.
Febrero 25 de 2011
En este día tuvimos la oportunidad de conocer el Seminario de Medellín donde fuimos hospedados y saber un poco sobre los programas de educación que tienen.
Después nos dirigimos a visitar una iglesia de los hermanos menonitas para conocer sobre su experiencia de ser iglesia Santuario de Paz; aquí los hermanos nos compartieron sobre el acompañamiento que dan a víctimas del conflicto armado mediante un programa de alternativas a la violencia mediante el que abren espacios para organizar talleres junto con JUSTAPAZ para trabajar el trauma psicológico, social, espiritual y lograr una restauración integral, además éstos les permiten entablar un lazo con los participantes a los que llaman por teléfono, les visitan y les brindan su apoyo y amistad más que evangelizar directamente, qué sepan que están con ellos hasta el último aliento posible dejando huella y se está trabajando para que cada iglesia sea un santuario de paz con una iglesia hermana. Se recibe capacitación de JUSTAPAZ y luego se duplica ésta en las iglesias.
También nos compartieron su participación en marchas por la paz, actividades que realizan junto con la iglesia católica y otras denominaciones de las iglesias evangélicas.
Al término de estas visitas viajamos de vuelta a Bogotá.
Febrero 26 de 2011
Esta mañana visitamos al hermano Pedro Stucky en su casa y tuvimos un devocional y una reflexión bíblica muy enriquecedora sobre Juan 6: 1-14 compartimos sobre la enseñanza de Jesús acerca de la solidaridad, la sensibilidad hacia la humanidad y la necesidad, la búsqueda del bienestar humano, la organización sin actitudes individualistas, la unión, el agradecimiento sobre lo que se tiene respaldando todo el trabajo que hacemos con oración y compartir la abundancia que es para todos.
Al terminar nos dirigimos a conocer el Comedor de San Nicolás PAN Y VIDA acompañados de los hermanos Leticia y Carlos. Esta experiencia fue por demás impactante y gratificante ya que aprendimos que los alimentos no son cuestión de caridad, sino de justicia.
Este espacio es un sitio abierto para todos, no realizan proselitismo religioso, pero se ora por los alimentos compartiendo diariamente un versículo. Se ha comenzado a formar una iglesia por voluntad propia de los participantes que así lo piden.
Entre los beneficiarios hay personas drogadictas, que han sufrido violación, y otro tipo de maltratos; muchos son desplazados por el conflicto armado con los que han organizado caminatas por la paz y en memoria de los muchachos que han matado.
Se realiza un arduo trabajo con los jóvenes que están muy involucrados; ellos observaron mucha necesidad por lo que se les reunió y escuchó percibiendo sus dones musicales y en lugar de juzgarles se les brindó la oportunidad de desarrollarlos; este lugar se ha convertido en su segundo hogar ya que encontraron un espacio para expresarse, les ha cambiado mucho la vida y la mentalidad.
Todo esto que nos permitieron ver y conocer por voz propia de los hermanos que son los actores en los diferentes proyectos o labores que se están realizando y en los que se puede contemplar algo que es en común y es la decisión a un accionar como producto de:
  • Una necesidad existente en el pueblo que demanda de una respuesta urgente a la cual la iglesia no puede cerrar los ojos y mucho menos cruzar los brazos.
  • Una reacción de la iglesia al ser testigo del dolor, la cual no puede ser insensible cuando se ha entendido el significado de lo que es ser luz y sal de la tierra, y
  • La concientización de la iglesia, en la que entendiendo las palabras de Jesucristo ‘’están en el mundo más no son del mundo’’ nos mueve a hacer algo más que sólo predicar de palabra, su palabra.
Febrero 27 de 2011
Este domingo como última actividad nos dividimos en dos grupos para visitar Iglesia Menonita de Teusaquillo y Iglesia Menonita de Berna. Las experiencias fueron muy agradables al visitar y conocer a más hermanos que comparten el mismo amor en Jesucristo, posteriormente tuvimos oportunidad de tener un tiempo de reflexión, conclusiones y evaluación, de las que mencionamos las siguientes aportaciones:
 
Melitón Viveros:”Hay un número de acciones conjuntas entre diferentes organismos, la interacción es entre las iglesias y diversas organizaciones. Transformación interna”.
 
Cecilia Castañeda: “La educación es Básica en todos los niveles, desde el hermano que no haya tenido una educación formal hasta los que tengan estudios superiores y cualquier cargos de liderazgo, así como mejorar la comunicación y la relación entre las diferentes iglesias  y organizaciones afines”.
 
Isaak Bergen: “Ver hacia afuera, no solamente al interior en cuanto a lo religioso, involucrar la comunidad, se debe fortalecer los proyectos existentes en México y así como la Iglesia Menonita de Colombia tiene relación con otras organizaciones, es necesario que también nosotros tengamos relación con otras organizaciones Religiosas, civiles, etc.”
 
Carlos Martínez: “Hay un concepto amplio teológico, la Educación es base- de ir y hacer discípulos-proceso de transmisión, la fortaleza en la Identidad Anabautista que se expresa en cuestiones espirituales hasta sociales ya que deben ir de la mano”.
 
Ralph Dueck: “Tienen visión sobre lo que el pueblo necesitan, cada iglesia tiene su área de trabajo. Formar equipos para trabajar dentro de los diferentes contextos y en nuestro caso fortalecer en México los proyectos que ya existen”.

Juan Jesús: “La respuesta de la Iglesia Menonita de Colombia a la violencia e injusticia social, de paciencia, dedicación y compromiso debe ser un ejemplo para nosotros para trabajar en una educación transformadora con una clara identidad Anabautista que nos permita en México crear plataformas de construcción de paz”.
 
 Regresamos el día 28 de febrero, sin complicaciones.

Cabe mencionar que estuvimos muy consentidos por todos los hermanos en Colombia, la comida siempre fue deliciosa, el café nunca nos faltó y sobretodo nos cobijó la preocupación y cuidado de los hermanos organizadores de las visitas por nuestro bienestar, tuvimos además tiempos libres donde visitamos lugares como el mirador en Monserrate, la Plaza Bolívar, el Museo del Oro, mercado de artesanías…..en fin, fuimos grandemente bendecidos en todo.
Por último hemos de decir que el viaje a Colombia que tuvimos la oportunidad y el honor de hacer gracias al apoyo del Comité Central Menonita en México a través de los hermanos Ricardo y Mariana y Bonnie Klassen del Comité Central Menonita en Colombia, nos permitió continuar con el proceso de repensarnos como Iglesia y el compromiso que significa serlo.
Pudimos percatarnos de que una idea no es suficiente, hay que actuar; iniciar una labor no basta, es necesario perseverar en ella; tomar una constante es bueno pero mejor es cuando se armonizan ideas y se dispone a modificar para bien, haciendo a un lado el centralismo.
Esta visita nos motiva a visualizar las posibilidades existentes y a no sólo preocuparnos por lo que deberíamos estar haciendo, sino a ocuparnos en ello.
Estamos conscientes de que debemos empezar a educarnos, a organizarnos, para así permitirnos actuar con pasos y bases firmes, sólidas que estén alejados del individualismo para obtener mejores frutos no para una iglesia, no para sentirnos bien, sino para honra y gloria de nuestro Señor Jesucristo y para mostrar al mundo actual que Él sigue siendo la mejor opción en medio de esta desesperanza social, mediante un evangelio práctico y de verdadero amor.
 
“La Transformación solo es válida si se realiza con la gente, no para la gente…”
Paulo Freire
 
 
Sinceramente,
Delegación de la IAMUM AR ante la Iglesia Menonita de Colombia.
México, 28 de Abril de 2011
 

Agregar un comentario

Tu nombre o Ingresar

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *

© 2019 Iglesia Anabautista Menonita Unida de México, A. R.